Péguy: Jesucristo se hizo nuestro hermano carnal

…Porque Jesucristo se hizo nuestro hermano carnal

Porque pronunció temporal y carnalmente las palabras eternas…

Se nos ha dado a nosotros débiles,

Depende de nosotros, débiles y carnales,

El hacer vivir y alimentar y conservar vivas en el tiempo

Esas palabras pronunciadas en el tiempo…

Se nos ha otorgado ese privilegio,

Ese privilegio increíble, exorbitante,

De conservar vivas las palabras de vida,

De alimentar con nuestra sangre, con nuestra carne, con nuestro corazón

Esas palabras que sin nosotros caerían descarnadas…

Nosotros que no somos nada, que pasamos en la tierra unos años de nada,

Unos pobres miserables…

Nos corresponde, de nosotros depende asegurar a las palabras Una

perpetuidad eterna, una perpetuidad carnal,

Una perpetuidad alimentada de carne, de grasa y de sangre.

Charles Péguy

“El pórtico del misterio de la segunda virtud”. (78-80 EE).

Anuncios