La libertad guiando al pueblo

autor Kopi Luwak

La Liberté guidant le peuple

Ante las diversas maneras de manifestar la rebelión y los ideales de un pueblo que sufre Eugène Delacroix pinta esta exquisita obra que se ha vuelto un icono fundamental en la lucha de la libertad. La Libertad es personificada en una bella joven francesa que, guiando al pueblo, alza la bandera de los derechos y de los valores.

La historia de las barricadas y rebeliones francesas es conocida por todos, la sanguinaria instauración de la república y el contratiempo de las pequeñas revoluciones que se fraguaban en los barrios más pobres de Francia, llenos de hambre, sed, suciedad, hasta injusticias.

En esta obra se logra representar o personificar un ideal; la libertad. Y precisamente es enfocada como guía del pueblo porque la guerra carecía de un líder único, así el gran valor se vuelve la directriz y la guía. Y aunque no estoy de acuerdo con la historia y con aquellos que quisieron tomar las armas para conseguir la libertad, sí estoy convencido de que es la condición más necesaria para el ser humano porque nace de su propia naturaleza, de su voluntad.

Entender que la libertad es la guía del pueblo nos puede ayudar a entender que nos es necesario que existan líderes que levanten la mano ante las injusticias diarias, no necesitamos siempre de súper humanos que salven a todos, he allí los valores, los dones de Dios, nuestra conciencia que como guías verdaderos del pueblo nos llevan a todos a buscar la libertad diaria, la dignidad, el respeto, la generosidad y la justicia, la paz y la esperanza. ¿Cuál será ahora nuestro pretexto para no levantarnos como el pueblo francés en contra de las represiones y las injusticias? No me refiero a la actitud bélica, pero si entendiéramos que somos portadores de un mensaje de esperanza y de justicia social para todos nos daríamos cuenta que también nosotros, en cada acto consciente de legalidad, virtud y respeto vamos detrás de  la Liberté guidant le peuple.

Anuncios