Mi incienso

El café huele a noche
y huele, también, a cadáver;
es testigo, además, de la risa
y motivo de conquista.

El café sabe a amistad
y a sentido de la vida,
alivio acostumbrado siempre
para quien le pesa la rutina.

El café es mi incienso
que uso cuando sacro mi día,
con él comienzo mi rezo
y lo termino haciéndolo vida.

2/10/18

Autor: Fray Luis Cisneros

Como tú, yo busco la esencia de las cosas: de lo que nos rodea, de lo que somos, de lo que nos habita, de lo que es invisible a los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .