Me sorprendiste

en el último día de ser tu novio ..

En el desfile del mundo me sorprendiste, en el curso de mi vivir te cruzaste, sonriendo, soñando. Llegaste a mi pequeño mundo, engrandeciéndolo.

Quise planear e interrumpiste. Era yo un proyecto trazado ya en tus líneas aun desconocidas.

Quise mirar y cegaste.
Soy ahora melodía que se construye al compás de tus sonidos.

Quise lograr y arrebataste; arrasando, sorprendiendo. Asfixiando con ternura las ganas de tener mi propio tiempo.

Hoy quiero ser tu mañana; tu día próximo y tu alba. El amanecer que inspire a tu noche. La tarde tenue que sosiegue tu cansancio.

Ser tu jornada toda quiero; con su ruido y su caricia. Colorearla con los rayones tercos de mis defectos, iluminarla en pleno con mi mayor virtud por ti otorgada: el amarte toda, la que eres, la que muestras y escondes.

Es tu culpa: no me diste tiempo.
Redujiste el huracán de mi ser a la indefensa llama de un vela.


Eres culpable. Culpable de mi dicha infinita que sacude mi calendario ingenuo soñando venideros días infinitos.

Tienes culpa, por sorprender aún mi vida, esta que hoy comienza deseando ser la tuya misma.

Anuncios