La vida

La vida da a quien entrega, ofrece a quien renuncia, premia al que se sacrifica. Ahí donde estén tus pasiones y tu trabajo, ahí se aparecerá también la vida un buen día para ofrecerte sus mejores frutos.

No seas como los tontos que buscan lo que no han perdido, que reclaman lo que no es suyo, que se mueren siempre de hambre sobre una montaña de oro. La vida no es una cosa, es un estado; la vida es hija de tu mente: lo que piensas sientes, lo que sientes es lo que haces y lo que haces es lo que moldea el mundo en el que vives. Si quieres que tu vida sea mejor, aprende a pensar con verdad, bondad y belleza.

Si vas por el mundo hablando mal de los demás y con el gesto duro de los resentidos, no esperes que los demás hablen bien de ti y te sonrían: la vida es un espejo justísimo que nunca te habrá de engañar y que siempre devolverá lo que tú ofrezcas primero.

No existe prisión más atroz que la propia mente. He visto a personas permanecer en ella toda una vida, ignorando que sus puertas no tienen llave y que basta la voluntad personal para poder liberarse. Alcanzar esta libertad es posible para quienes aman y se comprometen segundo a segundo con el arte de diseñar su propia existencia.

Para comprender todas estas cosas que digo, basta cerrar los ojos y escuchar tu voz interior. Ahí hay un llamado esperando por ti. Esa voz es TU VERDAD y sólo a ella debes fidelidad absoluta; atiende hoy mismo, escucha con el corazón y entiende lo que diga para ti.

La vida no es algo dado, acabado y hermético que está ahí, afuera. La vida ha sido siempre, para quienes han despertado a su poder interior, lo que ellos han querido que sea.

Este es el secreto que muy pocos están dispuestos a comprender: somos radicalmente libres.

Autor: Álex Ramírez-Arballo

Álex Ramírez-Arballo. Profesor de cultura y literatura latinoamericanas en la Pennsylvania State University. Doctor y maestro en literaturas hispánicas por la University of Arizona. Poeta y escritor. En el mundo académico imparte cursos de lengua y literatura latinoamericana, así como un taller de composición para hablantes nativos durante las primaveras. A la fecha ha publicado cinco libros de poesía, uno de crónicas y un libro de ensayos: Las comuniones insólitas (ed. UNISON 1998); El vértigo de la canción dormida (Ed. UNAM 2000); Pantomimas (Ed. ISC 2001); Oros siempre lejanos (Ed. ISC 2008); Las sanciones del aura (Ed. ISC 2010); en crónica: Como si fuera verdad (Ed. ISC 2016). Su libro de ensayos se titula: Buenos salvajes –seis poetas sonorenses en su poesía. Ha sido ganador de premios de poesía a nivel local (Sonora) y nacional, como el premio Clemencia Isaura (1999), los Juegos Trigales del Valle del Yaqui (2001), mención honorifica en el premio Efraín Huerta de poesía (2001), así como los premios binacionales Antonio G. Rivero (1998) y Anita Pompa de Trujillo (2006). Sobre su obra poética, el Diccionario de escritores mexicanos dice: “La poesía de Álex Ramírez-Arballo se proyecta como una exploración dentro de los territorios del pasado, la oscuridad y la ausencia. Esta sensación de vacío surge porque los elementos verbalizados son definidos no por lo que son, sino por lo que un día fueron: la infancia, el amor, el lenguaje, etcétera. En sus poemas proliferan las imágenes relativas al fenómeno de la mirada, la enunciación poética, el inconsciente y los procesos del sueño”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .