Acompañarnos en lo esencial

No nos estamos fijando y acompañando en lo esencial. Estamos distraídos.

Las capacidades cognitivas no son lo esencial.

Las capacidades físicas tampoco. Ni siquiera el “habla”.

Lo esencial, que muchas veces es lo invisible a los ojos”, es lo que nos hace avanzar, tener motivaciones y esperanza, soportar cualquier “cómo”.

Es lo que revoluciona todo lo  demás y proviene de la dimensión espiritual que tenemos cada uno en lo más profundo de nuestro  ser, de nuestro “corazón”.

No nos acompañamos en lo esencial cada vez que no vemos ni tratamos a cada persona como un fin en sí misma, en su unicidad y diversidad.

Cuando las capacidades cognitivas “fallen”, cuando el cuerpo se debilite, siempre estará la dimensión espiritual. Lo esencial de los hombres proviene de ahí.

Todo lo demás, pasará. Pero lo esencial es lo que fue, es y será.

Es lo que nos hace “humanos”, es amar y ser amados. Es la necesidad impelente de encontrar el sentido “en” la vida y responder a esta llamada, a este reto constante que es nuestra vida.

Es el “ser con los otros”, es nuestra interdependencia, es la capacidad de auto-trascenderse.

Lo esencial no es lo que podemos hacer, ni lo que tenemos. Es lo que “somos” y podemos llegar a ser. Pero estamos distraídos: sólo vemos el edificio (el cuerpo) e ignoramos lo que lo sustenta (el espíritu).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .