Carta de Silvia Lemus a Carlos Fuentes

Te sigo y te siguen leyendo… Tu novela póstuma Federico en su balcón se lee como si fuera escrita hoy, literatura, filosofía, historia y política. Al leerla dialogamos todos con el propio Carlos Fuentes.

Una obra en la que tú haces alarde de todos los géneros desde tu enorme curiosidad. En ella se encuentran fatalidad, eterno retorno y esperanza. Hay frases que no puedo olvidar: “en la familia no hay errores, hay misterios”; “el matrimonio es la forma más eficaz de aniquilar la inteligencia”; “la mentira como sinónimo de vida”; “el porvenir es inocente”; “ambos tenemos un destino. Y no lo conocemos”; “mentimos para ocultar el sufrimiento”.

La gente en México me dice: ¡cuánto extrañamos a Carlos Fuentes, cómo nos hace falta su aguda visión de la política nacional e internacional en estos momentos!

Los jóvenes te descubren y platican contigo como lo hiciste tú con Federico Nietzsche desde el balcón.

Hoy en tu aniversario noventa y uno seguimos conversando. Siempre dijiste que a tus libros los amabas como a tus hijos. No importaba si eran buenos o no. Los escribiste por amor a la palabra. Tu mejor amante siempre fue la literatura.

Me preguntan: ¿cómo he vivido siete años sin ti?, pero es que no he vivido sin ti, sigo viviendo contigo. Seguimos dialogando como también México dialoga contigo.

Silvia