En memoria de Juan Carlos Scanonne

El pasado miércoles 27 de noviembre fallece a los 88 años (nacido en 1931) el sacerdote jesuita Juan Carlos Scanonne. Los medios argentinos, y algunos internacionales, no dejaron pasar la noticia ya que el sacerdote, poco conocido fuera de su ámbito pastoral y académico, incluso en nuestro país, se hizo famoso gracias a las biografías del Papa Francisco, que lo señalaron como uno de los fundadores de la “Teología del Pueblo” y como profesor de Jorge Bergoglio en sus años de noviciado en el Colegio Máximo, el Seminario de los jesuitas.

Juan Carlos Scannone, SJ.

Yo tuve la suerte de conocer al padre Scanonne allá por los años 2004 y 2005, cuando el Dr. Fornari (mi mentor), que era íntimo amigo de Scanonne y también hombre cercano a latinoamericanismo en sus primeros años de formación filosófica, lo invitó a las Jornadas del Círculo de Fenomenología y hermenéutica de Santa Fe y Paraná celebradas por aquellos años.

Este grupo de promoción de la investigación de la filosofía husserliana y heideggeriana lo habíamos fundado con el mencionado Dr. Fornari, algunos profesores nóveles y algunos alumnos del último año de la carrera de filosofía de la Universidad Católica de Santa Fe y de la Universidad Nacional del Litoral, junto a algunos docentes de la vecina ciudad de Paraná. El grupo duró 7 u 8 años aproximadamente y dio frutos intelectuales y de amistad muy valiosos.

Como ya lo comenté, una vez al año celebrábamos unas Jornadas de Reflexión y Conferencias en las mencionadas universidades a la que asistían asiduamente personalidades de la talla del Dr. Roberto Walton (UBA), la Dra. Graciela Ralón (Universidad Nacional General San Martín), la Dra. Julia Iribarne (Academia Nacional de Ciencias), el Dr. Garrido Maturano (UNNED – CONICET), el Dr. Luis Rabanaque (Academia Nacional de Ciencias), Patricio Mena Malet (Chile) entre otros, y siempre teníamos invitados de otros ámbitos del saber filosófico, incluyendo personalidades de la filosofía europea, como Paul Gilbert, Claude Romano, Constantino Esposito, Paolo Ponzio, Enrico Berti, Angela Alles Bello, etc.

Aquella vez que vino el “Cachi” Scanonne, como lo llamaban sus amigos más cercanos, leyó unas conferencias obviamente sobre filosofía latinoamericana. De la Filosofía de la liberación Latinoamericana yo había escuchado hablar algo en Santa Fe, ya que Aníbal Fornari se había iniciado de joven en esta corriente telúrica junto a Enrique Dussel y también al mencionado Scannone. Aunque Fornari abandonó más tarde esta perspectiva, principalmente en su acervo teórico, y adoptó categorías más europeizantes a partir de la lectura de Ricoeur y Heidegger.

Scannone me dejó una sensación muy grata con su conferencia, aunque debo admitir que muchos de sus planteamientos se me escapaban ya que yo estaba por aquella época iniciándome en la filosofía fenomenológica y las categorías del latinoamericanismo me resultaban extrañas. Lo que sí saltaba a la vista es que te interesara o no su perspectiva filosófica la rigurosidad y capacidad de argumentación de sus escritos eran de primerísimo nivel.

En 2007 se organizó en San Miguel, en el Colegio Máximo, un Encuentro de Filosofía y Teología del que participé. Formaron parte de aquel encuentro personajes importantes de la filosofía latinoamericana y europea. La verdad que no recuerdo los nombres de todos, sí por ejemplo la presencia de Jean-Luc Marion, que para alguien de la fenomenología como yo era un honor poder escuchar en vivo y conocerlo en persona. Lo interesante de este encuentro, que muchos de los que participamos tuvimos la oportunidad de intimar con Juan Carlos Scannone, que nos contó mil anécdotas, una de las cuales fue que su amigo el Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, solía pasar fin de semana por medio por el Colegio Máximo a visitar a algunos seminaristas y a “asarles algún chivito o algo a la parrilla”. “A Jorge le gusta mucho cocinar”, nos contaba Scannone orgulloso de su exalumno, ahora Arzobispo de esa gran metrópoli. A Scannone le gustaba resaltar la humildad del prelado y su sentido del servicio a los demás. Otra anécdota que no puedo dejar pasar fue su experiencia de sus encuentros académicos con Levinas en La Sorbonne, allá por el año 1974. Levinas es el autor en el cual me terminé especializando, alejándome hacia los márgenes del pensar fenomenológico. Ahí comprendí también la influencia indirecta que tuvo este gran filósofo judío francés en varios de sus alumnos sudamericanos, Dussel por ejemplo.

De este encuentro más íntimo con Scannone guardo el recuerdo de un hombre muy sencillo, de un hablar muy claro y cercano. De un sacerdote sabio pero humilde, con una gran capacidad para empatizar con los otros. Toda la gente que escuché hacer referencia al “Cachi” Scannone lo hacían con cariño y admiración.

Massimo Borghesi comenta en su libro sobre la biografía intelectual de Jorge M. Bergoglio, “como deudores de su ‘teología del Pueblo’ a Lucio Gera (uno de los precursores), Rafael Tello, Justino O’Farrell, Gerardo Farrel, Fernando Boasso, Juan Carlos Scannone”. Y cita un texto de Scannone en donde habla de la génesis de la teología del Pueblo:

“Así pues, la ocasión que determina el surgimiento de la teología del pueblo la debemos a la Comisión instituida por los obispos argentinos, cuyo primer documento fue la Declaración de San Miguel: ‘Una parte del documento, escrita por el padre Lucio Gera, fue la génesis de una versión peculiarmente argentina de la teología post-Medellín que influyó mucho a Bergoglio y a otros jesuitas de su entorno. Al tiempo que pedía justicia, denostaba la opresión y la explotación, y defendía los derechos de los trabajadores, el documento rechazaba el marxismo por considerarlo ajeno ‘no solo a la visión cristiana sino al sentir de nuestro pueblo’. No era, ciertamente, un punto de vista conservador, preconciliar. Pero tampoco enmarcaba a ‘el pueblo’ en términos sociológicos ni marxistas, como por entonces sí hacía la teología de la liberación. La Declaración de San Miguel veía al pueblo como agente activo de su propia historia; afirmaba, en términos contundentes, que ‘la acción de la Iglesia no debe ser solamente orientada hacia el pueblo, sino también, y principalmente, desde el pueblo mismo’. La visión de San Miguel era la de una Iglesia que optaba claramente por los pobres, pero entendidos estos como una identificación radical con la gente corriente en tanto que sujeto de su propia historia, y no tanto como ‘clase’ comprometida en una lucha social contra otras clases. Bergoglio compartía esa visión de San Miguel. La teología del pueblo no constituía una alternativa ‘conservadora’ a la teología de la liberación, sino una teología de la liberación sin marxismo”. (Borghesi, M., Jorge Mario Bergoglio. Una biografía intelectual. Dialéctica y mística, Ed. Encuentro, p. 84-85).

No puedo dejar de acotar que la suerte de esta teología y de su literatura en sus autores más renombrados, entre ellos Scannone, el último exponente que quedaba vivo, no tuvo en toda la geografía Argentina el eco que tuvo en su ciudad y región de origen, Buenos Aires. Lo digo  desde mi experiencia de intelectual de provincia. El alcance teórico de la misma fue escaso en los seminarios argentinos. En los setenta del siglo pasado algunos obispos no bonaerenses adoptaron medidas pastorales en línea con esta teología, por ejemplo, el obispo Angelleli en la provincia de La Rioja, y el obispo Zaspe, en la diócesis de Santa Fe. Pero los dos fueron incomprendidos, y el primero martirizado por la dictadura militar del ’76.

El mismo Juan Carlos Scannone comenta en una entrevista que le hicieron algunos seminaristas hace 2 o 3 años (que se puede encontrar en YouTube), que algunos colegas intelectuales le decían: “qué lástima que Juan Carlos se dedique a estos temas”, o también denostaban sus escritos y pensamiento diciendo “eso de la teología del pueblo es sociología”.

La teología del pueblo de Scannone y otros, nos ayuda a comprender los gestos de Papa Francisco, un obispo de Latinoamérica que piensa con categorías latinoamericanas, algo indescifrable y “raro” para muchos obispos norteamericanos y europeos, que no escatiman críticas y, a veces, vituperios contra este Papa. El Vaticano por primera vez en su historia, probablemente, tiene en su sede un hombre que actúa y piensa con conceptos no-europeos.

Afortunadamente, algunos intelectuales europeos están haciendo un esfuerzo importante para hacer entendible la teología del pueblo en su teoría y en sus gestos en la vida y el gobierno del Papa argentino. Son de destacar Rocco Buttiglione, Austen Ivereigh y Massimo Borghesi.

Es incierto el panorama que se abre ahora con la muerte del último exponente teórico de esta interesante perspectiva eclesial, teológica, filosófica y pastoral. Dios quiera que haya un resurgir de la misma, y sino que sigan surgiendo otras perspectivas excéntricas con respecto a Europa, que enriquezcan la vida de la Iglesia, particularmente en su tarea liberadora de la persona. Liberación del pecado y de la muerte, que comienza aquí y ahora en la vida cotidiana del pueblo de Dios, es decir, en la familia, en el trabajo, en la pobreza, en la ignorancia o incultura. La liberación y salvación de Jesucristo debe asumir la realidad factual del individuo, en particular del débil, del enfermo y del pobre.

Autor: Juan Pablo Viola

Soy padre de familia y filósofo. Nacido en Paraná, criado en Santa Fe y residiendo actualmente en Rosario (Argentina). Doctorado en la Universidad de Navarra (Pamplona, España). He escrito para blogs propios y ajenos, he publicado artículos en diarios y revistas literarias, y en páginas webs institucionales. He transitado por el cuento y la poesía. Y aún sigo aprendiendo mucho de la labor de escribir. La docencia, que he ejercido en Argentina, España y Perú, es una pasión fuerte en mí, y siempre la necesito para repensar los temas de siempre. Obviamente, aprendo más enseñando que organizando clases. Se me da bastante bien cocinar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .