Cuando se quemó el mar…

¡Ayuda, el mar se quema! y ahora, ¿cómo lo podremos apagar? Hace un momento asomé por mi ventana y no pude creer aquello frente mío: el mar se quemaba o, al menos, eso parecía. Todo era tan rojo, rojo fuego; el cielo era de colores tan vivos que aquello perecía en sí mismo. Por eso grité enseguida: ¡el mar se quema! ¿Cómo podré remediarlo? ¿Valdrá … Continúa leyendo Cuando se quemó el mar…