Regalo para vivir

Y bueno, llegamos otra vez, gracias a Dios, a ese momento en el que tenemos que prepararnos para enfrentar todo el alboroto de la navidad y el fin de año. A mí, la verdad, todo esto me encanta y lo celebro con todo el entusiasmo del mundo, sobre todo desde que tengo hijos.

Pero, más allá de la fiesta y sus excesos, qué podemos hacer, qué debemos sentir y pensar entre tanto ruido y consumismo, entre tanta frivolidad y apariencia impuesta por un sistema económico y social absolutamente mercantil. Va lo que pienso:

La navidad debe abrirnos las puertas del corazón. Solo eso bastaría para hacer nuestra vida más rica y generosa. Sería un milagro que debajo de cada árbol de navidad apareciera para nosotros un poco de voluntad de cambio interior, de fuerza para conseguirlo y de alegría para recorrer el camino.

El gran pecado del ser humano es olvidarse de sí mismo, ponerse en manos de la vanidad y la locura de este tiempo perverso en el que nos encontramos; creo que no hay nada más subversivo que decirle no al pesimismo y al orgullo propio. La generosidad debería alentarnos en un deseo constante de búsqueda del otro, de aquel que por el hecho de ser humano es nuestro hermano en la vida y la agonía, en la alegría y el fracaso.

Vivir sin donarnos a los demás es no vivir de veras. Nos han hecho creer que nuestro destino es la competencia y de esa perversión han nacido todas las salvajadas que vemos y hemos visto en esta tierra. Pero a pesar de tantos locos y homicidas, existe en el corazón de cada uno de nosotros la capacidad de la reconciliación y el encuentro, y eso se nos vuelve más presente en estas fechas.

Todos tenemos, allá donde estemos, la posibilidad de volver la mirada al que más nos necesita, que muchas veces vive en nuestra propia casa.  Que nadie se llame a sí mismo cristiano si no camina al lado del más débil, el más herido y humillado. En todas estas cosas creo.

La verdadera navidad es un estado del corazón.

Autor: Álex Ramírez-Arballo

Álex Ramírez-Arballo. Profesor de cultura y literatura latinoamericanas en la Pennsylvania State University. Doctor y maestro en literaturas hispánicas por la University of Arizona. Poeta y escritor. En el mundo académico imparte cursos de lengua y literatura latinoamericana, así como un taller de composición para hablantes nativos durante las primaveras. A la fecha ha publicado cinco libros de poesía, uno de crónicas y un libro de ensayos: Las comuniones insólitas (ed. UNISON 1998); El vértigo de la canción dormida (Ed. UNAM 2000); Pantomimas (Ed. ISC 2001); Oros siempre lejanos (Ed. ISC 2008); Las sanciones del aura (Ed. ISC 2010); en crónica: Como si fuera verdad (Ed. ISC 2016). Su libro de ensayos se titula: Buenos salvajes –seis poetas sonorenses en su poesía. Ha sido ganador de premios de poesía a nivel local (Sonora) y nacional, como el premio Clemencia Isaura (1999), los Juegos Trigales del Valle del Yaqui (2001), mención honorifica en el premio Efraín Huerta de poesía (2001), así como los premios binacionales Antonio G. Rivero (1998) y Anita Pompa de Trujillo (2006). Sobre su obra poética, el Diccionario de escritores mexicanos dice: “La poesía de Álex Ramírez-Arballo se proyecta como una exploración dentro de los territorios del pasado, la oscuridad y la ausencia. Esta sensación de vacío surge porque los elementos verbalizados son definidos no por lo que son, sino por lo que un día fueron: la infancia, el amor, el lenguaje, etcétera. En sus poemas proliferan las imágenes relativas al fenómeno de la mirada, la enunciación poética, el inconsciente y los procesos del sueño”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .