Misterios de encarnación

Abrazaste la debilidad,
las constelaciones no podían explicar
la verdad manifestada en la carne.
Carne que toca la divinidad.
Soberano que besa la esclavitud.
El universo no entendía
la locura de tu ardor,
y el que pensaba que comprendía,
una y otra vez se decía:
¡Qué misterios del amor!

Belén, Palestina/2019

Autor: Jilguero Recayente

Poeta de instantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .