Fallece Mario Bunge, el último filósofo dogmático de su generación.

Hoy ha sorprendido al mundo filosófico académico la desaparición física del veterano filósofo argentino Mario Bunge. Tenía 100 años y falleció en Montreal, Canadá en donde residía desde el año 1966. Estudió física y matemáticas, y se doctoró en la Universidad Nacional de la Plata (Bs. As.), donde comenzó su carrera docente en 1956. Diez años más tarde emigra a la canadiense Universidad McGill, donde comienza su carrera en el ámbito de la filosofía de la ciencia, la epistemología y otras ramas del saber teórico-filosófico, desarrollando una perspectiva del conocimiento esencialmente cientificista. De algún modo, Bunge fue el último representante de una filosofía de la ciencia de corte reduccionista, en ocasiones cercana al positivismo, que, en mi opinión estrecha mucho el mundo vital de lo humano y del mismo conocer. Hoy hay en el mundo anglosajón un resurgir de estos planteos con autores como, el también canadiense, Steven Pinker, Richard Dawkins, Daniel Dennett, entre otros.

Bunge fue un profesional de una rigurosidad intelectual muy sólida y un escritor muy prolífico. Con una reconocidísima carrera académica: tenía en su haber 21 doctorados honoris causa de universidades de América y Europa, más cuatro profesorados honorarios, como así también premios de gran renombre como el Príncipe de Asturias (1986) y el Konex de “Lógica y teoría de la ciencia”.

Siempre, desde su rígida postura filosófica, criticó y atacó ciertos saberes llamados “pseudo-científicos”, como la famosa homeopatía, la acupuntura, la medicina holística e, inclusive, el psicoanálisis. Algo que siempre lo envolvía en polémicas violentas en sus visitas a Buenos Aires, donde hasta a día de hoy abundan los psicoterapeutas de la escuela freudiana.

La concepción filosófica de Bunge puede describirse recurriendo a varios “ismos”, según él mismo enseñaba, de los cuales los principales son el realismo, el cientificismo, el materialismo y el sistemismo.

El filósofo platense parte de la idea fundamental del realismo científico, que distingue del ingenuo y del crítico. El realismo bungeano se caracteriza principalmente por su perspectiva hylética o materialista, desde la que concibe la ontología y la cosmología. De allí que el filósofo argentino llame también hilorrealismo (del griego hyle, ‘material’, ‘materia’) a su especial versión del realismo científico, porque siempre va de la mano de la tesis ontológica materialista. Además, el hilorrealismo bungeano también es sistemista y emergentista.

Esta particular postura tanto gnoseológica como ontológica lo llevaba a rechazar radicalmente el orden de lo ideal (en sentido platónico) como espiritual (en sentido cristiano y humanista) ya que para él no se puede explicar nada fuera del fenómeno de la materia. Así el saber queda reducido a ciencia y la realidad a fenómeno físico-material. Puede parecer irónico, pero tal vez su fama y su éxito académico eran debido a su inteligencia, algo que no puede ser explicado totalmente en términos materiales. Husserl y su fenomenología lo demostraron hasta el hartazgo. De todos modos, esa ironía es a mi modo de ver, un signo de los tiempos. Pues en la cultura europea occidental, principalmente en su versión anglosajona y norteamericana, pero también por extensión en Latinoamérica, el materialismo y su versión burguesa, el consumismo, forman la mente del hombre de esta cultura.

Autor: Juan Pablo Viola

Soy padre de familia y filósofo. Nacido en Paraná, criado en Santa Fe y residiendo actualmente en Rosario (Argentina). Doctorado en la Universidad de Navarra (Pamplona, España). He escrito para blogs propios y ajenos, he publicado artículos en diarios y revistas literarias, y en páginas webs institucionales. He transitado por el cuento y la poesía. Y aún sigo aprendiendo mucho de la labor de escribir. La docencia, que he ejercido en Argentina, España y Perú, es una pasión fuerte en mí, y siempre la necesito para repensar los temas de siempre. Obviamente, aprendo más enseñando que organizando clases. Se me da bastante bien cocinar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .