Dios de vivos

Elaboración propia

Ayer, en plena Pascua, mi hermana tuvo un bebé. Ésta imagen es la primera foto que la hicieron, de forma natural, y para nosotros, su familia, ha sido algo así como un detalle del Señor, algo repleto de significado. La vida se abre paso, en medio de este tiempo extraño que estamos viviendo, y con ella, nos renueva la esperanza. Esperanza de que no estamos sólos, de que hay Alguien que nos precede. Que hay Alguien que nos ha pensado y amado, que nos ha dado la vida.

¿Quién es éste «Alguien» que de la «nada», crea?

¿Quién es éste que se hizo hombre, pequeño, limitado, para sentir todo aquello que es esencialmente humano?

¿Quién es éste que se ha humillado, acogiendo la condición de siervo?

¿Quién es éste que ha entrado en la muerte voluntariamente, para redimir los pecados del mundo?

¿Quién es éste que de la muerte saca vida? ¿De nuestra finitud, eternidad?

Es un Dios de vivos.

La imágen del bebé agarrado a la Cruz de Cristo me recuerda que en medio de fragilidad, la pequeñez, la vulnerabilidad, si abrazamos el Misterio y ponemos nuestras vidas en Sus manos, todo va a ir bien, porque Su Amor nos precede.

Feliz Pascua de Resurrección a todos.