Me doliste

Me doliste hasta el punto de que mi pluma no hacía otra cosa
que escribir sobre ti.
Me dolías en la mañana.
Me dolías en la noche.
Me dolías estando en ayunas.
Me dolías antes de que se formaran mis ojeras.
Me dolías en el silencio más profundo
y en la soledad más recóndita.
Ausente o presente,
con toda la fluidez
y los días desérticos.
Me dolías.
Me dueles…
me dueles.

[Hojas revueltas, 2011]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.