διάλογος

Hoy y todos los días estoy en continuo diálogo con aquellos hombres que supieron leer la vida y la plasmaron en papel. Con ellos converso y me cuentan los misterios más profundos que encontraron.

¡Gran bagaje intelectual al alcance de un solo hombre y de todos! Lástima que el hombre se afane en cosas insignificantes y vagas que le hacen olvidar lo que en verdad vale la pena, ¿y qué vale la pena? Este diálogo es pobre y decadente, es efímero, vacío y sin sombra de eternidad; entonces se haya en el tiempo y se olvida del porvenir. Solo se encuentra preocupación e inquietud.

¿Dichoso el hombre dispuesto al diálogo consigo, con el Otro y con los demás! Pero no con cualquiera sino con grandes.

Es por eso que yo dialogo con Benedetti y Nervo, con Sor Juana y Pirzanik, con Rafaek y Miguel Ángel, con Vincent y Efrén de Siria, con Borges y Paz, con Hesse y Cervantes, con Lope de Vega y Shakespeare, con Homero y Virgilio, con Dante y Zafón, con Rubén Darío y Antoine de Saint-Exupéry, con Sartre y Niertzsche, con Platón y Kierkegaard, con Sabines y Altamirano, con Agustín y Antonio de Liboa, con tantos y tantas.

Y tu, ¿con quién dialogas?, ¿de qué temas hablas?, ¿qué hay en tu hablar?, ¿qué palabras usas?, ¿cuál es tu interés?, ¿qué logras al hablar?, ¿escuchas lo que dices? Cuídate de no gastar las palabras en vano ni de profanarlas, esconden eternidad.

23/08/20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .