Susurro

Siempre ha sido el silencio
mi mayor consejero,
lo reconozco:
junto a él he nacido
y, aún después de cada batalla
en que vislumbraba
el triunfo en la lejanía,
me he levantado.
No me atrevía a hacer nada
más que callar
o, mejor dicho,
silenciarme.

Entonces todo callaba,
guardecía lo mío,
transfiguraba,
y un solo latido,
aquí, en mi pecho,
habitaba,
me asustaba,
escapaba
hasta que comprendí
el susurro sigiloso
que me en mí vivía.

Yo era en silencio
y el Silencio me socorría.

02/05/20

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.