La oración del campesino

Muy temprano, el campesino se levantó; de inmediato partió para trabajar en su milpa, pero en el trabajo no pudo apartar de él las preocupaciones que tenía: una esposa enferma, unos hijos que alimentar y la falta de lluvias… Se oyeron las campanas de la parroquia que llamaban a misa,  el hombre hizo un alto…

Leer Más

La culpa del español

Nadie dudaba de que las cosas en la Nueva España solían presentar sorpresas en comparación con la madre patria. Aún así, la situación superaba lo visto hasta entonces. La Real Audiencia instalada en la Ciudad de México, tenía delante de si un extraño caso: un valeroso capitán de las huestes de Cortés se acusaba a…

Leer Más

Despedida en Coyoacán

Había quedado con Agustín en Coyoacán. Comimos, bromeamos, pero pasado un rato me dijo muy serio: —Tú reflexionas sobre la historia que ves a partir de estas construcciones, yo reflexiono sobre las personas, las miles de personas que pasan por aquí para no volver, para algún día extinguirse en la nada. Aquí estamos tú y…

Leer Más

Por un canto en Quechua

Estaba yo en el Zócalo cuando oí aquella voz de soprano, muy aguda, muy suave. No cantaba en español, sino en alguna lengua desconocida, indígena, según me pareció. Quedé hechizado. De inmediato descubrí a la dueña de la voz a poca distancia de mí. La cantante permanecía con los ojos cerrados y en su rostro se dibujaba…

Leer Más

Viaje al pasado

En los años sesenta recorrí la Sierra de Puebla, siguiendo los últimos deseos de mi padre. Me había encomendado investigar el asesinato de mi abuelo, que en la Revolución había sido un notable guerrillero. Sólo por el hecho de prometérselo a mi padre en su lecho de muerte, me lancé a semejante aventura. Fue la experiencia más extraordinaria de…

Leer Más

La prostituta y el muchacho

Aurora era una servidora sexual como las que puede uno observar a todo a lo largo de Calzada de Tlalpan, paradas durante horas en un mismo sitio, esperando clientes. Después de diez años, su trabajo ya era una rutina más que conocida. Hasta que un día, apareció un chico de 18 años apenas cumplidos que…

Leer Más

Un adiós

¡Ay amor! Siento tanta angustiaen el pecho…  No puedo explicarte cómo se siente  ¡Ay amor! No sabes cómo duelecómo me destroza decirte adiós  ¡No llores!si no puedo con mis lágrimas ¿Como podré con las tuyas?  ¡Ay amor! Si me tengo que ir No pienses que yo quise que así acabara todo Vida mía, si el viento me aleja de tidebes…

Leer Más