Es un alto deber moral detenernos, buscar la pausa, dedicar tiempo a nosotros mismos, a estudiarnos como el milagro que somos. Cada día, cada mañana que rompe en las ventanas de nuestra casa ha de encender en nosotros el deseo de conocimiento y crecimiento infinito. No pidamos más, no nos conformemos con menos.    

Anuncios