La luna tiene dos caras

La luna tiene dos caras:Una blanca y otra negra;la primera es para los enamorados y viajeros.La otra es para los insomnes. La luna tiene dos mejillas:Una clara y otra oscura;el primero es para los físicos y metafísicos.El otro es para los poetas y místicos. La luna tiene dos luces:Una luminosa y otra oscura;la primera es…

Leer Más

Me doliste

Me doliste hasta el punto de que mi pluma no hacía otra cosaque escribir sobre ti.Me dolías en la mañana.Me dolías en la noche.Me dolías estando en ayunas.Me dolías antes de que se formaran mis ojeras.Me dolías en el silencio más profundoy en la soledad más recóndita.Ausente o presente,con toda la fluidezy los días desérticos.Me…

Leer Más

Hoy me descubrí dos canas

Hoy me descubrí dos canas.Cuando nací todo era negro;mis párpados sepultaban mis ojosen una dulce penumbra,pero el blanco dice:Tempus fugit! No sé si estos son los colores del tiempo.Del negro al blanco.El vientre y sus noches,la vida y sus luces,o si lo negro es la formay lo blanco un accidente. La vida… un accidente [Israel,…

Leer Más

El corazón y sus patadas

El corazón se me quería salir a patadas;todas las noches algo le incomoda.Se retuerce en tan pequeño espacio.Siento sus manos abriendo una brechahasta que se cansa y se queda dormido. Pienso que debería dejarlo pasear,emborracharse,pelearse con el hígadoy escupir al páncreas,pero,cómo vivir en eterna guerra,silencioso asalto,entrañable querella sin terminar aniquilado. Yo estoy en la trinchera;que…

Leer Más

Vendo estrella

Vendo estrella de las 20:39 para los ancianos que no pueden dormir y para los enfermos por la filosofía. En buen estado de luminosidad para encontrar a los que se aman. Excelente remedio para los condenados a muerte y a vida. Limada por los siglos. Perfecta para culturistas metafísicos y enjambres hegelianos. Buena para tediosos…

Leer Más

El día no tiene horas

El día no tiene horas cuando se vive en el encierro. ¿De qué me sirve el tiempo si me deja en el mismo espacio? La memoria no crece con el segundero sino con los lugares, y ¿hasta cuándo pueden vivir mis recuerdos de comer los propios recuerdos? ¿Hasta dónde llega mi alma asomándose por la…

Leer Más

Crónicas de las piedras

En las montañas de Jerusalén se extiende el color blanco cristalino de la piedra caliza, como una marea deslumbrante desprovista de otro color que el blanco; su voz acromática, su nula oscuridad y claridad máxima me golpe particularmente en el Valle de Josafat, donde cajas y cajas se aglomeran con los vestigios de la muerte,…

Leer Más

Tú, YHWH

Tú eres mi espada, aquella que le cerró el camino a Adán y Eva. Con ella, como si fuera Goliat, me cortaste la cabeza, y mientras rodaba cuesta abajo por los pastizales de mi soberbia, aún con la piedra incrustada en la frente, sentí tu tajo en mi costado; pero de mí no salió sangre…

Leer Más

Muchas muertes

Vivo muertes diarias, la finitud se sucede en cada paso, voz de instantes; el día fenece junto con la flor que llora su último pétalo. Quisiera que muriera el dolor del día, y que la alegría que suspiro permanezca al día siguiente; sin embargo, qué inoportuna es la muerte que mata incluso lo que no…

Leer Más