La gran decepción

Luchar por nuestra vida es luchar para que esta tenga sentido, para que nuestras acciones sean trascendentes y para que nuestros días sumen valor a nuestra común experiencia del mundo. No tengo tarea más urgente y significativa que esta.