Lo terrible no es todo esto, lo auténticamente terrible es que esta casta gobernante existe únicamente porque lo permitimos nosotros. No es posible un Estado de bienestar sino una sociedad de bienestar, y para construirla es preciso conjugar el esfuerzo diario y disciplinado de todos. No somos esclavos, aunque no nos demos cuenta.