Volver a mirar tus ojos

Araceli no era precisamente el estereotipo de belleza femenina, sin embargo, a mí me encantaba mirarla; ver sus ojos mirando los míos, sentir sus manos por encima de las mías, pero sobretodo, saber de su existencia al lado de la mía; amaba sus defectos y sus virtudes más que la idea que tenía de ella.…

Leer Más