Para el hastío…

Al hombre le falta,          siempre,un poco de misticismo          en su corazónpara entender el Misterio          que lleva en él. Ojalá el hombre pueda          buscaraquello que a su alma          dé salud,deje de seguir tras       …

Leer más

Vendo estrella

Vendo estrella de las 20:39 para los ancianos que no pueden dormir y para los enfermos por la filosofía. En buen estado de luminosidad para encontrar a los que se aman. Excelente remedio para los condenados a muerte y a vida. Limada por los siglos. Perfecta para culturistas metafísicos y enjambres hegelianos. Buena para tediosos…

Leer más

El día no tiene horas

El día no tiene horas cuando se vive en el encierro. ¿De qué me sirve el tiempo si me deja en el mismo espacio? La memoria no crece con el segundero sino con los lugares, y ¿hasta cuándo pueden vivir mis recuerdos de comer los propios recuerdos? ¿Hasta dónde llega mi alma asomándose por la…

Leer más

Tú, YHWH

Tú eres mi espada, aquella que le cerró el camino a Adán y Eva. Con ella, como si fuera Goliat, me cortaste la cabeza, y mientras rodaba cuesta abajo por los pastizales de mi soberbia, aún con la piedra incrustada en la frente, sentí tu tajo en mi costado; pero de mí no salió sangre…

Leer más

Muchas muertes

Vivo muertes diarias, la finitud se sucede en cada paso, voz de instantes; el día fenece junto con la flor que llora su último pétalo. Quisiera que muriera el dolor del día, y que la alegría que suspiro permanezca al día siguiente; sin embargo, qué inoportuna es la muerte que mata incluso lo que no…

Leer más

Odae librorum

Poseer un libro es como tener un sagrario; también es como tener un recipiente donde las verdades y la sabiduría pura se puede beber y en donde se encarna el Misterio y en donde se eterniza. Quien posee uno recuerde que tiene a su alcance el elixir para inmortalizarse ante la muerte y el consuelo…

Leer más

Nox Christi

Qué dura la noche sin Cristo, qué vida convertida en ceniza, tan fría y tan muda. La noche no es ausencia, no es el fondo del abismo, pero sin ti se vuelve en un cántaro roto traspasado por los besos del tiempo. La noche fue la dulce tienda del encuentro, hogar del Abbá; qué lenguaje…

Leer más

La espada inútil de Pedro

La espada inútil de Pedro. Tu miedo salió de la vaina, espada quebrada que no podía cortar la angustia de tu noche. Tu valentía precedente se escondió en el Getsemaní. Seguías de lejos al ‘Yo soy’, y buscando fuego, luz, calor, repetiste como letanía: ‘Yo no soy’. Moriste con tu propia espada, tu llanto te…

Leer más