Sufrir solo, duele.

[…] Llego, dolor, a donde tú no alcanzas/ yo decido mi sangre y su espesura./ Yo soy el dueño de mis esperanzas. José Luis Martín Descalzo. La pandemia que aún transcurre la humanidad nos ha hecho atravesar experiencias de dolor y angustia de todo tipo. En muchos casos en carne propia, como consecuencia de un…

Leer Más

¡Qué cruel eres nostalgia!

Me quitas lo que no es míoy me das lo que no quiero,derramas en mi corazónla riqueza de un prisionero,ecos que retumbanen mis ausencias de pordiosero. Tienes la piel fría,muerta,como un pescado olvidadopor eso no te acaricio,no te busco ni te llamopero te agrada llegarcon tus besos fríos y viscosos,con tu cobija gris y húmedaa…

Leer Más

Tristes mis horas

Tristes mxis horasen tu feliz sueño. Tristes mis labiosbuscando tu tierno fuego. Tristes mis manostanteando las figuras del anhelo. Triste mis suspirossi no mecen tus cabellos. Triste mi pechosi no recargas en él tus sueños. Pero alegres mis ojosque te ven nacer cada día de nuevo. Felices mis letrasque encuentran en ti consuelo. Felices las…

Leer Más

Se habla de la cosa poética

Se habla de la cosa poética,el cimiento de todo, de la memoria, del tiempo, de la soledad.Hasta las paredes son capaces de recordar,sangran de noche para nutrirme,se alimentan de mis sueños. Y entre sangre y sangre vive la poesía,entre este dolor de mi pechoy el anhelo de los labios más dulces,de los tuyos, sí, de…

Leer Más

Huellas del hombre

La arena guarda recuerdos, esconde cosas en sus entrañas, pero también deja otras evidentes, y, he aquí el paso del hombre, paso errático, hecatombe de corazón, ser que deja rastro de belleza y de terror. Hoy presencio, y presento, sus mini universos en la playa. ¿Qué es el hombre? ¿Dominio, voluntad de poder, descubrimiento, extinción?…

Leer Más

El corazón y sus patadas

El corazón se me quería salir a patadas;todas las noches algo le incomoda.Se retuerce en tan pequeño espacio.Siento sus manos abriendo una brechahasta que se cansa y se queda dormido. Pienso que debería dejarlo pasear,emborracharse,pelearse con el hígadoy escupir al páncreas,pero,cómo vivir en eterna guerra,silencioso asalto,entrañable querella sin terminar aniquilado. Yo estoy en la trinchera;que…

Leer Más

Vendo estrella

Vendo estrella de las 20:39 para los ancianos que no pueden dormir y para los enfermos por la filosofía. En buen estado de luminosidad para encontrar a los que se aman. Excelente remedio para los condenados a muerte y a vida. Limada por los siglos. Perfecta para culturistas metafísicos y enjambres hegelianos. Buena para tediosos…

Leer Más

El día no tiene horas

El día no tiene horas cuando se vive en el encierro. ¿De qué me sirve el tiempo si me deja en el mismo espacio? La memoria no crece con el segundero sino con los lugares, y ¿hasta cuándo pueden vivir mis recuerdos de comer los propios recuerdos? ¿Hasta dónde llega mi alma asomándose por la…

Leer Más

Crónicas de las piedras

En las montañas de Jerusalén se extiende el color blanco cristalino de la piedra caliza, como una marea deslumbrante desprovista de otro color que el blanco; su voz acromática, su nula oscuridad y claridad máxima me golpe particularmente en el Valle de Josafat, donde cajas y cajas se aglomeran con los vestigios de la muerte,…

Leer Más

Tú, YHWH

Tú eres mi espada, aquella que le cerró el camino a Adán y Eva. Con ella, como si fuera Goliat, me cortaste la cabeza, y mientras rodaba cuesta abajo por los pastizales de mi soberbia, aún con la piedra incrustada en la frente, sentí tu tajo en mi costado; pero de mí no salió sangre…

Leer Más