Marinellys Tremamunno: la crisis en Venezuela

Marinellys Tremamunno es una periodista italovenezolana graduada de la Universidad Central de Venezuela en Comunicación Social. Inició su carrera periodística en los principales periódicos nacionales de su país como «El Nacional» y «El Universal» y posteriormente fundó su propio periódico llamado «Tras la noticia», en San Antonio de Los Altos, una ciudad de la periferia de Caracas. En 2009 se vio obligada a cerrar su … Continúa leyendo Marinellys Tremamunno: la crisis en Venezuela

El necesario escribir

Se escribe para que la vida se exprese Cuando en 1940, año memorable de su permanencia en La Habana, Cuba, uno de los tantos lugares de paso en su experiencia del exilio por más de 45 años, María Zambrano[1], filósofa española, leyó aquello escrito por José Ortega y Gasset, su maestro, que exiliado después que ella en Francia, escribió: “estos meses pasados, empujando mi soledad … Continúa leyendo El necesario escribir

Dos anécdotas para empatizar con los migrantes

Veo que la discusión en torno a la aceptación a los migrantes se ha entrampado en un moralismo feroz. Mientras unos se congratulan en criticar a quienes han sacado a orear su «pequeño Trump» y se erigen como jueces implacables de quienes discriminan, vaya usted a saber con qué motivaciones; los discriminadores esgrimen argumentos que enmascaran la idea de que el único horizonte de la … Continúa leyendo Dos anécdotas para empatizar con los migrantes

La humanidad nace de nuevo en la resurrección del Señor

Domingo XXX del Tiempo Ordinario Ciclo B 28 de octubre de 2018 Hombre. Escogido entre los hombres y constituido para intervenir en favor de los hombres ante Dios. Así describe el autor de la carta a los hebreos al Sumo Sacerdote. Figura prominente en el Antiguo Testamento, cumplía el servicio público de implorar el perdón de los pecados. Como él mismo estaba manchado por los … Continúa leyendo La humanidad nace de nuevo en la resurrección del Señor

Ayer pensé desaparecer

  Ayer pensé desaparecer, quise por primera vez esfumarme para que mi grito aturdido no fuera escuchado. Intenté mirar fuera y vi sólo gris. Mire hacía dentro y había soledad. Experimenté al oído una seductora tentación, Un murmullo perfumado que me invitaba a escapar. Por primera vez se embriagaron mis sueños y mis anhelos sintieron ahogarse, y aunque las lágrimas –testigos eternas de mi melancolía … Continúa leyendo Ayer pensé desaparecer

El espíritu de la letra

Ayer por la tarde estaba trabajando en mi oficina cuando me di cuenta de una cosa: la única actividad que he realizado con constancia desde que era niño ha sido leer y escribir. Puede decirse que esto es lo que los sicólogos en mis tiempos llamaban vocación, es decir, el llamado que algunos recibimos para recorrer ciertos caminos de la vida y no otros. Creo … Continúa leyendo El espíritu de la letra

La mesa de la lectura

Por Fidencio Aguilar La mesa de la lectura está puesta, amigas y amigos lectores, no es difícil prever lo que cada escribiente dirá, expondrá, concluirá –si es que lo hace-, siempre tenemos una idea o una imagen de lo que cada uno escribe, casi no hay sorpresas, lo que leemos es lo que de alguna manera esperábamos y ello confirma nuestra idea del autor. En … Continúa leyendo La mesa de la lectura

El proselitismo es una solemne tontería

“El proselitismo es una solemne tontería, no tiene sentido. Hay que conocerse, escucharse y hacer crecer el conocimiento del mundo que nos rodea. A mí me sucede que después de un encuentro tengo ganas de tener otro, porque nacen nuevas ideas y se descubren nuevas necesidades. Esto es importante: conocerse, escucharse, ampliar el círculo de los pensamientos. El mundo está recorrido por caminos que acercan … Continúa leyendo El proselitismo es una solemne tontería

Te voy a poner en almíbar

Te voy a conservar para mí Te voy a poner en almíbar ahora que vea tu dulzura, para conservar tu palabra. Para gustarla después. O tal vez te sumerja en alcohol para embriagar tu momento, para extraerle la magia. Para untármela después. Quizás te congele en mil cubos para multiplicar tus sonrisas, para refrescar mi soledad. Para que mi pereza se agite después. Le voy … Continúa leyendo Te voy a poner en almíbar