Pintas mi color

Has roto mi monótono blanco y negro

Te digo:

Vives ya donde la vida vive su sin sentido andar.
Habitas ya donde se mueve su inútil movimiento.
Sonríes ya a la alegría que colma mi espalda ignorada.
Pisoteas ya el absurdo oscuro de mi agonizante luz.

Te afirmo:

El color matizado de vivir: tu pintura.
El movimiento dinámico y acelerado: tus preguntas.
La felicidad que abruma a cuestas: tu mirada.
Lo luminoso que absorbe lo sombrío: tu simplicidad.

Te ruego:

Pinta preguntas con tu mirada simple.
Pregunta simplemente mirando mi pintura.
Simplifica pintando las preguntas de mi mirada.
Responde ya que te pregunto: ¿Cuál es ahora mi color?,