Gracia y Tiempo

Nada está quieto;
no hay silencio.
En la noche en que meditas,
los astros se mueven,
musitan estruendos
como los engranes del reloj.
Los susurros cósmicos son:
Gracia y Tiempo,
inicio de todo
y puerta de infinito.